Buscar este blog

domingo, 17 de septiembre de 2017

DISCRIMINACIÓN



Discriminar —dar trato desigual a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, políticos, de sexo, etc. — es una acción que está como nunca a la orden del día, que ejecutamos unos y otros casi sin darnos cuenta y que en muchas ocasiones está falta de una reflexión previa mínima antes de pasar a la acción. El diccionario utiliza el vocablo «etc» para dejar abiertos los motivos. Un motivo que falta explícitamente y que yo me atrevo a añadir es precisamente el de la edad.

Cuando yo cursaba en los años setenta del siglo pasado mis estudios de C.O.U., veía venir que me sería imposible dadas mis condiciones familiares el estudiar una carrera universitaria. Me hubiera gustado hacer arquitectura pero fue imposible. Por ello y de forma simultánea a mi asistencia al instituto y a mi laborar como administrativo en una empresa de construcción, comencé a prepararme las oposiciones a banca, con la intención de obtener unos ingresos que me permitieran ayudar a la familia y quizá estudiar por las tardes, dado que el horario de trabajo finalizaba en aquella época a las tres de la tarde. Cercana ya la finalización del curso, me presenté y aprobé dos oposiciones concretamente a Banesto y a la por entonces Caja de Ahorros de Madrid y Monte de Piedad de Madrid.

Ahora, además de los filtros, discriminaciones, que suponen los curriculum vitae y los fisgoneos a los que las empresas someten a los candidatos en las redes sociales, está la siempre presente entrevista, que no es sino una forma de quedarse con el último as en la manga para poder discriminar sin hechos medibles a un determinado candidato y sacarle de un plumazo de su concurso. La discriminación será ejercida por el entrevistador que podrá ser objetivo y legal en sus pesquisas o simplemente seguir las instrucciones, por lo general ocultas, dadas desde más arriba en el sentido de favorecer a un determinado candidato o eliminar a otros.

Volviendo a mis oposiciones a banca, nada de esto estaba presente. Hacías tu examen, sacabas tu puntuación y entrabas o no entrabas a trabajar. Nada de entrevistas, edades, sexos, etc. etc. Bueno, sí había una discriminación por edad, si es que queremos rizar el rizo, y era por la mínima, dieciséis años, pero que realmente no venía impuesta por las empresas sino por la edad mínima que se requería para poder trabajar en aquellos años, al menos de forma oficial. Recuerdo un amigo, Tomás, camarero toda su vida y cansado de los horarios del sector de la restauración, preparó y consiguió por oposición un puesto de administrativo de caja a sus cincuenta y tres años. Ahora las personas de más de cincuenta años están prácticamente excluidas del mundo laboral o tienen unas dificultades enormes para acceder a un puesto de trabajo. La edad discrimina, vaya que discrimina.

Hay otros tipos de discriminación por edad que serían muy discutibles, como por ejemplo el abono joven de transporte de la comunidad de Madrid, cuyo tope está establecido en los veintiséis años. Con esa edad hace unos cuantos años se era mayor y ahora se sigue siendo joven hasta los veintiocho o los treinta si atendemos a asuntos como la independencia de los padres o la inserción en el mundo laboral. ¿Por qué el tope en 26 y no en 24 o 28? ¿Cómo se decide?

Pero voy llegando a donde quiero llegar. No hay cosa peor que te cambien las reglas del juego cuando este ya ha empezado y lleva un tiempo transcurriendo. La Comunidad de Madrid oferta unos cursos de formación muy especiales para desempleados, con una duración de dos años, destinados a formar personal especializado en mantenimiento de máquinas tractoras de ferrocarril, que incluye trenes, metro o similares. Una formación muy dura y muy especializada, que requiere prácticamente dedicación a tiempo completo durante dos años, el primero de formación teórica y el segundo de prácticas en las empresas con las que tiene contrato el instituto o escuela que se encarga de la formación. Un máximo de treinta alumnos conforman la promoción de cada año, de los cuales alguno se queda por el camino, que no es precisamente un camino de rosas.

Es, o era, importante el número de orden que se obtenía en la promoción en los estudios del primer año a la hora de tener preferencias en la elección de las empresas en las que realizar las prácticas el segundo año. Como cualquier lector avispado se podrá figurar, pocas empresas hay que se dediquen a estos asuntos de mantenimiento de máquinas de tren, siendo una de ellas la estatal RENFE. En general, los alumnos se esfuerzan en sus estudios para sacar la mayor nota posible de forma que se pueda optar a las plazas ofertadas por esta empresa antes que las de otras empresas digamos «más» privadas, que en muchos casos son contratas para la propia RENFE, pero que no son lo mismo a la hora de optar en el futuro por un puesto de trabajo en cuanto a su seguridad y sus condiciones laborales.

Pues bien… discriminación. Los alumnos de la promoción del año pasado estaban esperando este comienzo de curso para elegir su destino de prácticas, cuando de una forma sorpresiva y a última hora, la empresa estatal ha comunicado que solo admitiría en prácticas a alumnos con una edad tope de 28 años. ¿Por qué este tope? ¿Qué sentido tiene? ¿Por qué no 30, 35 o mejor ningún tope? ¿Si esto lo hace una empresa estatal… que no harán las privadas? En la promoción, seis alumnos se han quedado por encima de esta edad fijada a última hora y tendrán que renunciar, si es que estaban pensando en ello, a realizar sus prácticas en RENFE. Esperemos que le busquen acomodo en otras empresas donde no se hayan cambiado las reglas del juego a última hora.


domingo, 10 de septiembre de 2017

RECARGA





La fotografía que ilustra esta entrada es un remedo de la que originalmente llamó mi atención y que no tomé en un primer momento. Al volver, la situación había cambiado y ya no era posible. Ocurrió durante mi reciente viaje a EE.UU, hace unos meses, cuando iba a visitar a unos familiares en una urbanización en las afueras de Orlando, en el Estado de Florida. Bien es verdad que era una urbanización cerrada y particular, pero el hecho es casi el mismo. De un balcón en una primera planta salía un cable que estaba conectado a un vehículo aparcado en la calle, en la misma línea del balcón si bien un poco retirado por los jardines. Hay que reconocer que no era lugar de paso, no había aceras y por tanto no había peligro alguno de que nadie se enredara con el cable.

Como se habrá podido figurar el coche era eléctrico, cien por cien eléctrico, concretamente uno de la marca Tesla que están tan de moda ahora llamando la atención. La urbanización no disponía de garajes particulares, estando los coches de todos los residentes aparcados en la calle.

La historia de los coches que utilizan derivados del petróleo como combustible es ya bastante larga y estable. Si mi memoria no me traiciona, allá por el año 1973 del siglo pasado tuvo lugar la primera gran crisis del petróleo, en la que los precios se dispararon y ya se vio que la dependencia de la sociedad de las gasolinas y los gasóleos era enorme al estar basada su economía en estas fuentes de energía y por ello con una total dependencia de los países productores de petróleo que podían abrir o cerrar el grifo a su antojo comprometiendo los desarrollos y la vida de la llamada sociedad occidental.

Desde entonces han pasado casi cincuenta años y prácticamente todo sigue igual en lo que se refiere al parque de automoción. Se supone que durante todos estos años se debería de haber buscado una alternativa, o varias, que permitieran a los vehículos y a la industria independizarse de esta fuente de energía, que por otra parte es finita además de altamente contaminante por generar gases de combustión que afectan seriamente a la atmósfera y a su capa de ozono. Pero flotaba en el ambiente que las poderosas empresas que rodeaban el mundo de los combustibles hacían lo posible y lo imposible para frenar cualquier tipo de investigación en la búsqueda de una alternativa. Era cuando menos extraño que las casas fabricantes de automóviles no estuvieran investigando seriamente durante todos estos años para posibilitar el movimiento de sus vehículos con otra fuente de energía.

Sin embargo, en los últimos años parce que la tendencia ha dado un giro brusco y las empresas automovilistas se han puesto las pilas y se han subido al carro del cambio para poner en el mercado vehículos híbridos o puramente eléctricos. En estos momentos, septiembre de 2017, los precios son todavía algo elevados, pero esto es ley de vida para las innovaciones, que con el paso del tiempo se generalizan llegando a más compradores y abaratando consecuentemente los precios. Los precios de los coches son muy variables pero en la actualidad podemos encontrar un coche de tipo medio de gasolina o diésel en unos quince mil euros. En el mercado hay algunos vehículos de estos mismos tipos medios y puramente eléctricos en veintidós mil euros y con autonomías que rondan los trescientos cincuenta kilómetros por carga. La diferencia no es mucha si se tiene en cuenta que su utilización no va a generar los mismos gastos al no tener que visitar la gasolinera.

Ahora bien, hay voces que llevan varios años abogando por otro tipo de combustibles entre los que podemos citar el gas o el hidrógeno. El gas tiene parecidos inconvenientes a los combustibles fósiles mientras que el hidrógeno sería un tipo de energía con muchas ventajas en su uso diario. No parece que la investigación vaya por ahí, especialmente por los problemas de almacenaje y distribución. Propuestas interesantes en este sentido hay muchas y alguna puede leerse en el muy recomendable libro de Jeremy Rifkin titulado «La economía del hidrógeno» del cual puede leerse una reseña en el blog amigo de A leer que son dos días haciendo clic en este enlace. La energía eléctrica es limpia, pero no lo es tanto su producción, especialmente si para generarla se emplean a su vez combustibles fósiles como el carbón, derivados del petróleo o energía atómica ya que por el momento procedimientos limpios como los hidráulicos o por medio del viento o el sol están por desarrollar para poder cubrir la creciente demanda.

Supongamos que el coche eléctrico se generaliza en los próximos años. El problema diario sería la recarga del mismo. Como se puede ver al salir a la calle, miles de coches están aparcados diariamente en las calles y no siempre debajo de la ventana o balcón de su propietario. ¿Nos imaginamos una maraña de cables saliendo por las ventanas hasta alcanzar los vehículos? Solo aquellos que dispongan de garaje propio por vivir en una casa individual o adosada no tendrán problema en este asunto. Pero el resto de los mortales, incluso aquellos que dispongan de garajes comunitarios en sus viviendas tendrán un problema a la hora de recargar sus vehículos en sus domicilios, pues las comunidades no creo que estén dispuestas a asumir el incremento en el gasto por estas recargas personales. 

La alternativa será la recarga en puntos públicos del tipo de las gasolineras actuales, pero eso llevaría un tiempo que por el momento supera los treinta minutos, perfectamente asumible en un desplazamiento largo pero no en el trasiego diario. Si nos compramos un vehículo eléctrico… ¿cómo solucionamos el asunto de las recargas?



domingo, 3 de septiembre de 2017

INCLUSIVE



Consultado en el diccionario, el término inclusive significa «incluyendo el último objeto nombrado».

Hace ahora justamente un año, en la entrada de este blog titulada «HASTA» dejaba constancia de un problema que había tenido por culpa de una errónea interpretación semántica por mi parte del vocablo «hasta». Hice algunas consultas a mis amistades mediante el correo electrónico para recabar su opinión sobre su significado y concretamente que entendían ellos en la frase «Válido hasta el 31/07», en el sentido de si el día indicado estaba incluido o por el contrario no lo estaba.

Selecciono una de las respuestas que obtuve en su día de mi buen amigo Máximo: «Se suele poner "inclusive" para evitar problemas. Como no pone nada, entiendo que NO está incluido el día en cuestión». Después de aquello, lo que quedó claro es que era conveniente añadir los términos «incluido» o «excluido» de forma que quedara claro al lector y no hubiera dudas.

Como estamos hablando de compañías telefónicas, por mi indebida interpretación de esa letanía, perdí 5 Gb de mi bono de datos que iba reservando para utilizar el último día, cuando ya no tuviera más remedio. Me quedó claro que no era pertinente hacer una reclamación, pero lo que si hice fue una sugerencia a la empresa en el sentido que hemos comentado, es decir, que clarificaran el mensaje. No parecía en aquel entonces que hubieran sido receptivos a mis indicaciones.

Ha pasado un año, hemos vuelto al verano y mi estancia fuera de mi domicilio me lleva a entrar de nuevo en la contratación de bonos de datos para poder tener conectados mis dispositivos y los de mi familia desde la casa donde pasamos las vacaciones. La solución es buena, la velocidad, ahora en modo 4G, es más que suficiente y lo que más duele es que teniendo pagado el servicio de conexión a internet durante todo el año en mi domicilio habitual, no haya alguna forma o mecanismo de conectividad adicional para «llevárselo» en los desplazamientos sin quitarlo de la casa, ya que uno tiene hijos mayores que vacacionan en diferentes épocas y siguen necesitando disponer en casa de acceso a la red.

Como se puede ver en la imagen y para mi gran sorpresa, porque era un tema olvidado, al contratar los bonos este año y acceder a la aplicación móvil para ir controlando el gasto, me encuentro con la sorpresa de que el mensaje ha cambiado. El antiguo «Válido hasta el 31/07» ha sido sustituido en la actualidad por «Válido hasta el 31/07 incluido». La adición del término «incluido» deja claro y sin posibilidad de dudas que dispondremos del servicio el día indicado.

Igual que estamos muy listos y activos para elevar nuestras quejas a los cuatro vientos cuando nos sucede alguna peripecia, hay que estarlo para reconocer y agradecer que nuestras sugerencias sean escuchadas. Por ello incluyo está entrada en el blog y actualizo la pasada (maravillas de los textos digitales) para indicar que la duda que dejaba en el aire sobre si atenderían o no mi sugerencia ha quedado felizmente solventada. Al César lo que el del César…




domingo, 27 de agosto de 2017

DOCUMENTACIÓN



En la entrada «PISHING» registrada en este blog hace la friolera de tres años, parece que fue ayer, hacía comentarios sobre diferentes formas de engaño que se abrían paso en la red y en las que incluso poniendo mucho cuidado podíamos caer, pues los amigos de lo ajeno dedican las veinticuatro horas del día a darle al magín e inventar nuevas formas de confundir al incauto internauta.

Una de las frases del citado texto decía: «Nada de dejar fuera del alcance de nuestra vista nuestras tarjetas de crédito o nuestras tarjetas de identificación personal tales como el DNI en ningún momento, ni siquiera en las recepciones de los hoteles; podemos ser previsores y llevar una fotocopia como la de la imagen, mejor en blanco y negro, en la que habremos sobreimpreso una marca de agua indicando el propósito o el nombre del establecimiento, de forma que no pueda ser usada de forma posterior en alguna acción malintencionada.»

Hay un dicho popular que dice «por la boca muere el pez», un refrán marinero se refiere a las personas que dicen las cosas sin pensar, que hablan de la manera exagerada y atolondrada. Esta semana me ha ocurrido, ¡Quién lo iba a pensar!

A primeros de mes nos enteramos que relativamente cerca de donde nos encontramos pasando unas vacaciones se había programado un concierto de harpa del concertista Javier Sainz del que ya hemos hablado en la entrada titulada «HARPA», en cuyo párrafo final daba información. Nos gustó tanto esta música que decidimos hacer una escapada para disfrutar de nuevo de un concierto que se celebraría en el marco de una iglesia románica, lo que prometía un añadido muy sugestivo.

Aunque la distancia, alrededor de cien kilómetros y con autovía no era excesiva para volver a nuestra residencia tras el concierto, decidimos hacer noche en la zona y así poder admirar las bellas iglesias románicas que se encuentran diseminadas por el entorno. Para que todo fuera más rural, decidimos contratar un hotel rural en el que pasar la noche. Al ser una actividad no prevista, no disponía en mi cartera de una fotocopia del DNI, no teniendo tampoco a mano una impresora donde procurármela. Podría haber ido a alguna tienda a hacer la fotocopia pero…

Llegamos alrededor de las cinco de la tarde al establecimiento rural. No había nadie por allí salvo un jardinero que estaba regando unas plantas en la entrada y que nos informó que no estaba la dueña y que él no sabía nada de los asuntos del alojamiento. Procedimos a llamar al teléfono móvil que nos facilitó y una voz al otro lado nos dijo que lo sentía, que llegaría sobre las seis de la tarde para darnos el alojamiento. Decidimos dar un paseo por los alrededores visitando un par de iglesias que teníamos previstas para el día siguiente.

Cuando volvimos a la hora indicada, seis de la tarde, no había llegado aún. Tras unos quince minutos apareció por allí pero nos pidió de nuevo disculpas al no tener la habitación preparada, por lo que tuvimos que esperar una media hora más. Un poco desastre el asunto. Al final nos acompañó al pequeño apartamento que tengo que decir estaba limpio, bien equipado y decorado con un gusto exquisito. Cuando ya nos dejaba allí, me pidió el DNI, «para los asuntos legales y la comunicación a la Guardia Civil, ya sabe…», como es preceptivo en los alojamientos. Se lo entregué y recuerdo como se lo metió en el bolsillo de la camisa.

La estancia fue placentera pero al día siguiente, al dejar la habitación para emprender la marcha, nos sorprendió: «Vais a decir que soy un desastre, pero tengo que daros una mala noticia: he extraviado el DNI, no sé dónde lo he puesto, pero aparecerá, no os preocupéis, seguro que aparecerá».

Cuando a mí me dicen que no me preocupe, se me encienden todas las alarmas, vamos, que me preocupo de verdad. Quedó en buscarlo  con ahínco y me aseguró que me tendría puntualmente informado por teléfono tanto si aparecía como si no. Visto el nivel de desorden que había mostrado en todas sus actuaciones, yo di prácticamente el documento por perdido. Han transcurrido cinco días y no me ha llamado ni espero que lo haga. He intentado yo a lo largo de toda la mañana del viernes contactar con ella, pero el teléfono está apagado o fuera de cobertura. Es un asunto delicado, pero espero que si aparece en algún momento me avisen o cuando menos lo destruyan y no sea empleado en ninguna actividad ilícita.

No es que me haga falta el DNI para nada, pero es un documento que no se puede estar sin él, y mucho menos de vacaciones, porque nunca se sabe cuándo puede ocurrir cualquier eventualidad. Y además, lo suyo es presentar la correspondiente denuncia para que quede constancia de que el documento no está en tu poder y de esa forma quedarte a cubierto de cualquier eventualidad que pudiera ocurrir, especialmente si alguien intenta hacer un uso fraudulento. Cuando me presenté ante la policía para realizar la correspondiente denuncia, anidó por mi cabeza en un momento la posibilidad de denunciarlo como robo indicando las circunstancias que he relatado, pero al final me pareció demasiado fuerte y lo dejé en una simple pérdida como si hubiera tenido lugar por un descuido mío. Como dice mi buen amigo Manolo, «y luego dicen que no soy un bendito». Y para que no conste como un olvido, no dejo constancia en claro de los datos del alojamiento, para no enturbiarles más en su desorganización. Eso sí, les mandaré un correo electrónico con un enlace a esta entrada a ver si despierto en ellos la necesidad de organizarse un poco.

Ahora vienen todos los trámites, hacerse la foto, pedir hora y acercarse a una oficina del DNI para obtener un duplicado. Si al menos se considerase como una renovación, se habría ampliado el número de años hasta su caducidad, pero no, ya me he enterado que la fecha de caducidad y todos los datos serán los mismos que tuviera el documento extraviado. A partir de hoy llevaré siempre una fotocopia del DNI en la cartera, pues nunca se sabe cuándo se puede necesitar.


domingo, 20 de agosto de 2017

BACHILLERATO



En un viaje relámpago por tierras asturianas para visitar a unos amigos, tuve la oportunidad de acercarme al Cabo de Peñas donde pude dar un corto paseo con magníficas vistas del litoral y visitar el pequeño museo que alberga la casa adosada al bello faro que puede verse en la imagen. Por cierto, en primer plano una placa del club Rotary que ya he visto en otras localizaciones y es un tema sobre el que habrá que volver e indagar un poco, pero quede aquí para abrir boca la presentación de sus objetivos: «En Rotary, vecinos, amigos y personas dispuestas a solucionar problemas se reúnen con otros líderes para intercambiar ideas y tomar acción con el objetivo de traer al mundo un cambio duradero».

Mientras paseaba por la zona, un soniquete venía de forma repetitiva a mi mente…
Estaca de Bares, Peñas y Machichaco en el cantábrico,
Creus, La Nao, Palos y Gata en el mediterráneo…
Peñas es el cabo más septentrional o lo que es lo mismo, más al norte de Asturias ─que no de España─, y aparecía en la asignatura de geografía de España que cursábamos los de mi época en primero de bachillerato. El profesor de la asignatura, don Lucas, nos enseñaba pueblos, comarcas, ríos y cabos con una cantinela musical que facilitaba el aprendizaje y la retentiva y es por ello que medio siglo después se han rememorado estos estudios en mi mente.

El diccionario define bachillerato como «estudios de enseñanza secundaria que preceden a los superiores». El corriente en la época en que cursé mis estudios a mediados de los sesenta del siglo pasado, estaba prácticamente vigente desde el 20 de septiembre de 1938, si bien había tenido pequeños ajustes en 1953, 1957 y 1967 que no afectaban a su parte esencial. Geografía de España se estudiaba en primero de bachillerato, cuando el alumno contaba con 11 años y al año siguiente, en segundo, se estudiaba Geografía Universal. Todo ha cambiado mucho en estos cincuenta años transcurridos pero las cuestiones básicas en cuanto a lo nacional siguen vigentes, pues las provincias y regiones españolas se integraron sin demasiado ruido en la nueva estructura autonómica de la que disfrutamos en la actualidad, que iba a servir para mejorar la vida de los españoles con dirigentes cercanos que se preocuparan por sus problemas. Mis opiniones en este asunto quedaron reflejadas en la entrada «AUTONOMÍ…suyas» a la que remito al lector si está interesado.

Pero volvamos la geografía, o mejor, al bachillerato. El plan de 1938, vigente tantos años, fue debido a una figura poco conocida, Pedro Sainz Rodriguez, amigo de Franco solo al principio, y Ministro de Educación en aquella fecha. Hay una pequeña semblanza de este más que interesante personaje en la entrada «donPedroSainzRodríguez» de este blog. En sus palabras, “El bachillerato es la gimnasia imprescindible para formar la musculatura intelectual que permita elegir luego la carrera acorde con las facultades de cada alumno». El plan de bachillerato estuvo vigente más de treinta años, con pequeñas modificaciones, hasta 1970 cuando se promulgó la L.G.E., Ley General de Educación, que empezó a introducir cambios profundos de forma paulatina y abrió la veda a las muchas posteriores como LOGSE, LOE y LOMCE, no sé si se me olvida alguna, que a mi juicio han estropeado más que arreglado el panorama educativo al introducir cuestiones políticas en la educación y retirar poco a poco las asignaturas de humanidades en favor de las tecnológicas.

Yo no formo parte de esa «Generación EGB» que proclama en su libro Javi Nieves, ni de la serie de cuatro libros de Javier Ikaz titulada «Yo fui a EGB», aunque algo me tocó porque fui uno de los «agraciados» que no realizaron el curso denominado preuniversitario debido a su sustitución por el llamado C.O.U., curso de orientación universitaria. Los planes actuales, la ESO, se nos escapan a los que ya peinamos canas, pero lo que constatamos, al menos yo en mis conversaciones con mi hija a punto de entrar en el bachillerato actual de dos años, es que tiene poca idea por no decir ninguna de geografía, tanto española como universal. Vamos, que lo de «Machichaco» le suena a canción moderna en lugar de a un cabo importante del norte de España. Por lo menos sabía lo que era un cabo como accidente geográfico. Y tengo que decir que va sacando los estudios, los planes actuales, con buenas notas.

Según las tendencias actuales, no se sabe si es buena idea aprender de memoria los accidentes geográficos o las provincias o regiones españolas. Todos llevamos casi hasta en la ducha un apéndice electrónico que nos permitiría consultar en un pispas este tipo de datos con mucha información adicional. Pero, exagerando, si seguimos estos planteamientos, tampoco sería necesario saber sumar ya que el mismo aparatito nos solucionaría la operación. Solo habríamos de tener en cuenta que cuando no dispusiéramos del teléfono inteligente, o bien este estuviera sin pila o sin conexión a internet, nos habríamos convertido en unos tontos integrales.




domingo, 13 de agosto de 2017

VACACIONES




En estos días de verano y vacaciones uno anda más relajado pero el tiempo transcurre a toda velocidad: se quieren hacer muchas cosas pero los días se acaban casi sin darse cuenta. Queremos desarrollar actividades diferentes a las de nuestra rutina diaria porque para eso hemos escapado de la monotonía. Con la vorágine actual, cada vez es más necesario eso que se ha dado en desconectar, aunque el progreso se encarga de llevar nuestra oficina a la toalla de la playa, donde continuamos leyendo y contestando correos electrónicos de nuestro trabajo o personales a través de nuestros teléfonos inteligentes.

Como uno está vago en esto de escribir, me ha venido a la mente un cuento o fábula que tiene relación con lo comentado en el párrafo anterior. Hay algunas versiones que difieren un poco, pero el trasfondo se entiende. Tomado de una de las muchas páginas de internet donde se puede encontrar, lo reproduzco a continuación.

Un banquero americano estaba en el muelle de un pueblito caribeño, cuando llegó un botecito con un solo pescador. Dentro del bote había varios atunes amarillos de buen tamaño. El americano elogió al pescador por la calidad del pescado y le preguntó cuánto tiempo le había tomado pescarlos. El pescador respondió que sólo un rato. El americano le preguntó que por qué no permanecía más tiempo y sacaba más pescado. El pescador dijo que él tenía lo suficiente para satisfacer las necesidades inmediatas de su familia. El americano le preguntó qué hacía con el resto de su tiempo. El pescador dijo:

“Duermo hasta tarde, pesco un poco, juego con mis hijos, hago siesta con mi señora, caigo todas las noches al pueblo donde tomo vino y toco guitarra con mis amigos. Tengo una vida agradable y ocupada.”

El americano replicó: “Soy graduado de Harvard y podría ayudarte.”

“Deberías gastar más tiempo en la pesca y, con los ingresos, comprar un bote más grande y, con los ingresos del bote más grande, podrías comprar varios botes; eventualmente tendría una flota de botes pesqueros. En vez de vender el pescado a un intermediario lo podrías hacer directamente a un procesador y, eventualmente, abrir tu propia procesadora. Deberías controlar la producción, el procesamiento y la distribución. Deberías salir de este pueblo e irte a la Capital, donde manejarías tu empresa en expansión”.

El pescador le preguntó: “¿Pero cuánto tiempo tardaría todo eso….?”.

A lo cual respondió el americano: “Entre 15 y 20 años”.

“¿Y luego qué?”, preguntó el pescador.

El americano se rio y dijo que esa era la mejor parte. “Cuando llegue la hora deberías vender las acciones de tu empresa al público. ¡¡¡Te volverás rico….tendrás millones!!!”

“¿Millones….y luego qué?”.

“Luego te puedes retirar. Te mudas a un pueblito en la costa donde puedes dormir hasta tarde, pescar un poco, jugar con tus hijos, hacer siesta con tu mujer, caer todas las noches al pueblo donde tomas vino y tocar guitarra con tus amigos”.

Y el pescador respondió:

“¿Y acaso eso no es lo que ya tengo?”.

Estoy finalizando la lectura en estos días de un libro que contiene un montón de claves que provocan al magín y le hacen dar vueltas y vueltas a estos asuntos. Su autor es Sergio  del Molino y lleva por título «La España vacía. Viaje por un país que nunca fue». La España de la ciudad y la España rural, pero por extensión el mundo rural y el mundo de la ciudad. Nos vendieron  las ciudades como símbolo de progreso, como calidad de vida, como la forma de vida del futuro y ahora cada vez más nos sentimos atrapados en ellas y estamos deseando tener un poco de tranquilidad en nuestras vidas. Se busca la fórmula, a veces imposible, de disfrutar lo máximo de la ciudad pero sufriendo lo menos posible. Claro está, habría que definir con precisión de cirujano los términos de «disfrutar» y «sufrir» porque los conceptos varían enormemente de una persona a otra.

Como se puede constatar año tras año, la huida de la ciudad es una constante generalizada en cuanto disponemos de unos días libres, unas vacaciones, un puente… y dinero, claro está, para gasolina, alojamientos y comidas. En el principio de estos éxodos actuales era la playa el destino por excelencia, pero ahora también las playas están masificadas y se vuelve al interior en busca de la paz y la tranquilidad. Los cambios sociales son vertiginosos y nos vamos adaptando a ellos en mayor o menor medida. La fábula que he incluido en esta entrada nos habla de dar vueltas a las cosas y gastar nuestras energías para al final darnos cuenta de que volvemos al origen.


viernes, 4 de agosto de 2017

DxT



Por lo general no me gustan las reducciones de palabras que ahora están tan de moda en las redes sociales y en conversaciones desde los teléfonos inteligentes y que muchas personas, especialmente los jóvenes, usan con profusión. Utilizar «q» como abreviatura de «que», « en sustitución de «por» o «tb» por «también» son un pequeño ejemplo de las muchas y variadas, algunas generalizadas y otras personales, abreviaturas muy en boga hoy en día. Por cierto y ya que estamos, abreviatura en el diccionario reza como «representación gráfica reducida de una palabra o de un grupo de palabras, obtenida mediante un procedimiento de abreviación en que se suprimen letras finales o centrales, cerrada generalmente con punto y raramente con barra». Hay algunas muy rebuscadas, como cuando en lenguaje inglés se sustituye el original «to» por el signo «2» o una que utiliza mucho mi hija que es «OMG, muy americana ella, que quiere decir «Oh my God» y se utiliza para expresar gran asombro o «LOL», «Laughing out loud», algo así como «riéndome a carcajadas».

No sé si «DxT» es muy utilizada pero es una que me gusta, pues reconozco su ingenio porque suena como la palabra que quiere representar, deporte, siempre y cuando la letra central la sustituyamos por «por» en lugar de «equis». Esta semana adelanto la publicación semanal de mi entrada en este blog a hoy viernes, en lugar del domingo, porque es un día significativo para mí. Esta tarde darán comienzo los Campeonatos del Mundo de Atletismo que se celebrarán en Londres hasta el domingo día 13 de agosto. Una cita bienal, si bienal, que tiene lugar cada dos años, que no es lo mismo que bianual que sería dos veces por año, cuestión que me auto aclaro porque me ha entrado la duda y así lo dejo documentado de cara al futuro.

Dicen que el deporte es en las sociedades modernas un sustitutivo de las guerras. Es una manera incruenta de enfrentarse dos bandos, con unas reglas de por medio y uno o varios árbitros que velan por el cumplimiento de las mismas por ambas partes. En los estadios hay gente que da rienda suelta a todas sus pasiones, animando a su equipo y cuando el partido o la sesión finaliza recupera su estado normal y vuelve a su vida rutinaria sin que nadie haya salido dañado. Esto es la teoría, porque últimamente la violencia de los espectadores en ciertos deportes, dentro y fuera de los estadios, está alcanzando cotas preocupantes.

Lo ideal es practicar deporte, como manera de mantener tonificado el cuerpo y de paso mejorar la mente. Ya es sabido aquello de «mens sana in corpore sano», lo uno lleva a lo otro, cuestión que habrá podido comprobar todo aquel que haya practicado cualquier deporte con regularidad. En mi caso al menos ha sido así, ya que durante toda mi vida he procurado practicar algún deporte. Recuerdo en mi época de adolescente cuando varios amigos íbamos al campo a «practicar» atletismo, de forma rudimentaria. A modo de ejemplo, íbamos al río distante unos tres kilómetros de nuestras casas a buscar piedras redondeadas que acarreábamos hasta la tienda de Pepe, el mielero, que nos las pesaba en su balanza para encontrar la más aproximada a los 7,26 Kgs. que debe pesar de forma oficial. No teníamos chicas en el grupo, por lo que no tuvimos que buscar una piedra de 4,0 Kgs. Como entre nuestros padres había de todas las profesiones, conseguimos que entre un carpintero y un herrero nos fabricaran una jabalina maravillosa. En otros deportes, a modo de ejemplo, fabricábamos la red para una pista de tenis con una cuerda y sacos de patatas que nos procurábamos en el mercado. Pura inventiva de adolescentes para practicar deporte y pasar entretenidos las largas mañanas de los veranos.

Desde entonces he practicado con regularidad muchas disciplinas: fútbol, baloncesto, tenis, ciclismo de carretera y de montaña, caminatas, gimnasia y maratón. No sé si se pueden incluir el ping-pong y el billar, pero también han tenido su cuota. Una asignatura pendiente siempre ha sido la natación, y mira que lo he intentado veces, incluso con profesores, pero no ha habido manera, y eso que dicen que es el deporte más completo y debe ser verdad, no hay más que ver los cuerpazos de nadadores y nadadoras que hemos podido contemplar en el recientemente finalizado Campeonato del Mundo de Natación celebrado en  Budapest.

Por estas fechas del año se celebran bien los campeonatos del mundo bien las olimpíadas, una cita con el atletismo a la que acudo con verdadera expectación. Otra forma de disfrutar del deporte es viéndolo, en directo o por televisión, aunque este asunto últimamente es un generador de sobresaltos. A lo largo de mi vida he visto mucho deporte en televisión, fútbol, baloncesto, ciclismo, natación, tenis…pero ahora ya me cansa y solo algunos partidos de fútbol muy especiales de la selección o de la Copa de Europa consiguen atraer mi atención y no de forma completa pues trato de andar haciendo otras cosas y mirar de vez en cuando al televisor. También disfruto con el tenis pero solo si juegan Rafa o Garbiñe.

Lo primero que miro cada año cuando se acercan las fechas es si el evento va a ser televisado en abierto, porque ya se sabe que el atletismo no es un deporte de masas. En años anteriores ha habido de todo, teniendo que recurrir a internet e incluso a suscripciones de pago para poder ver los campeonatos. Este año estamos de enhorabuena por que TVE ha anunciado la retransmisión completa de las sesiones por su canal de teledeporte, así que durante diez días en sesiones de tarde y algunas de mañana estaremos en la medida de lo posible y siempre que la familia lo consienta pegados al televisor.

AÑADIDO el sábado 5 de agosto de 2017 a las 12:00 horas


¡Empezamos bien! No podía ser verdad que los aficionados al atletismo fuéramos a disfrutar del campeonato completo sin sobresaltos.

Jornada matutina del sábado, segundo día de los campeonatos. Debería haber empezado a las 11:00 pero durante un cuarto de hora, el canal TDP de TVE nos ha ofrecido anuncios de publicidad propia del canal. Me he aburrido y he vuelto a la media hora... Ahora son las 12:00 y en la imagen vemos lo que ocurre. Aunque en el texto informativo dice que se están emitiendo los campeonatos, lo que podemos ver es un partido de cuartos de final de voley playa en un campo artificial en... Budapest. Por lo menos está compitiendo un equipo español, repito, en cuartos de final de un campeonato. Los aficionados al voleyball, si es que se han enterado, estarán de enhorabuena, y mientras tanto, los aficionados al atletismo ajo, agua y resina. ¡Empezamos bien! No tengo claro que podamos ver correctamente los campeonatos. Voy a tener que ir mirando el suscribirme a Eurosport, donde espero que sean más serios.

CONTINÚA LA ENTRADA ORIGINAL

Tengo perfectamente preparada mi «timetable» de seguimiento...

04-ago-17 20:00 M 100 Metres Prelm. Round
04-ago-17 20:20 M Discus Throw Qualf. Group A
04-ago-17 20:30 M Long Jump Qualf.
04-ago-17 20:35 W 1500 Metres Heats
04-ago-17 20:45 W Pole Vault Qualf.
04-ago-17 21:20 M 100 Metres Heats
04-ago-17 21:45 M Discus Throw Qualf. Group B
04-ago-17 22:20 M 10,000 Metres Final

05-ago-17 11:00 M Shot Put Qualf.
05-ago-17 11:05 W 100 Metres Hurdles Hept.
05-ago-17 11:35 W Hammer Throw Qualf. Group A
05-ago-17 11:45 M 400 Metres Heats
05-ago-17 12:00 W Triple Jump Qualf.
05-ago-17 12:30 W High Jump Hept.
05-ago-17 12:45 W 100 Metres Heats
05-ago-17 13:05 W Hammer Throw Qualf. Group B
05-ago-17 13:45 M 800 Metres Heats
05-ago-17 20:00 W Shot Put Hept.
05-ago-17 20:05 M 100 Metres Semi-Final
05-ago-17 20:25 M Discus Throw Final
05-ago-17 20:35 W 1500 Metres Semi-Final
05-ago-17 21:05 M Long Jump Final
05-ago-17 21:10 W 10,000 Metres Final
05-ago-17 22:00 W 200 Metres Hept.
05-ago-17 22:45 M 100 Metres Final

06-ago-17 11:00 W Long Jump Hept.
06-ago-17 11:05 M 3000 Metres Obst. Heats
06-ago-17 11:40 M Pole Vault Qualf.
06-ago-17 11:55 M Marathon Final
06-ago-17 12:05 M 400 Metres Hurdles Heats
06-ago-17 12:45 W Javelin Throw Hept. Group A
06-ago-17 12:55 W 400 Metres Heats
06-ago-17 14:00 W Javelin Throw Hept. Group B
06-ago-17 14:15 M 110 Metres Hurdles Heats
06-ago-17 15:00 W Marathon Final
06-ago-17 20:00 W Pole Vault Final
06-ago-17 20:05 W Javelin Throw Qualf. Group A
06-ago-17 20:10 W 100 Metres Semi-Final
06-ago-17 20:40 M 400 Metres Semi-Final
06-ago-17 21:10 M 110 Metres Hurdles Semi-Final
06-ago-17 21:30 W Javelin Throw Qualf. Group B
06-ago-17 21:35 M Shot Put Final
06-ago-17 21:40 W 800 Metres Hept.
06-ago-17 22:15 M 800 Metres Semi-Final
06-ago-17 22:50 W 100 Metres Final

07-ago-17 19:30 M 200 Metres Heats
07-ago-17 19:35 M Triple Jump Qualf.
07-ago-17 20:00 W Hammer Throw Final
07-ago-17 20:30 W 400 Metres Hurdles Heats
07-ago-17 21:20 M 400 Metres Hurdles Semi-Final
07-ago-17 21:25 W Triple Jump Final
07-ago-17 21:55 W 400 Metres Semi-Final
07-ago-17 22:30 M 110 Metres Hurdles Final
07-ago-17 22:50 W 1500 Metres Final

08-ago-17 20:20 W Javelin Throw Final
08-ago-17 20:30 W 200 Metres Heats
08-ago-17 20:35 M Pole Vault Final
08-ago-17 21:35 W 400 Metres Hurdles Semi-Final
08-ago-17 21:40 W Shot Put Qualf.
08-ago-17 22:10 M 3000 Metres Obst. Final
08-ago-17 22:35 M 800 Metres Final
08-ago-17 22:50 M 400 Metres Final

09-ago-17 20:05 W 3000 Metres Obst. Heats
09-ago-17 20:10 W Long Jump Qualf.
09-ago-17 20:20 M Hammer Throw Qualf. Group A
09-ago-17 21:05 M 5000 Metres Heats
09-ago-17 21:25 W Shot Put Final
09-ago-17 21:50 M Hammer Throw Qualf. Group B
09-ago-17 21:55 M 200 Metres Semi-Final
09-ago-17 22:30 M 400 Metres Hurdles Final
09-ago-17 22:50 W 400 Metres Final

10-ago-17 19:30 W 5000 Metres Heats
10-ago-17 20:05 M Javelin Throw Qualf. Group A
10-ago-17 20:10 W High Jump Qualf.
10-ago-17 20:25 W 800 Metres Heats
10-ago-17 21:20 M Triple Jump Final
10-ago-17 21:25 M 1500 Metres Heats
10-ago-17 21:35 M Javelin Throw Qualf. Group B
10-ago-17 22:05 W 200 Metres Semi-Final
10-ago-17 22:35 W 400 Metres Hurdles Final
10-ago-17 22:50 M 200 Metres Final

11-ago-17 11:00 M 100 Metres Decat.
11-ago-17 11:10 W Discus Throw Qualf. Group A
11-ago-17 11:45 W 100 Metres Hurdles Heats
11-ago-17 12:05 M Long Jump Decat.
11-ago-17 12:15 M High Jump Qualf.
11-ago-17 12:35 W Discus Throw Qualf. Group B
11-ago-17 13:55 M Shot Put Decat.
11-ago-17 18:00 M High Jump Decat.
11-ago-17 20:05 W 100 Metres Hurdles Semi-Final
11-ago-17 20:10 W Long Jump Final
11-ago-17 20:35 W 800 Metres Semi-Final
11-ago-17 21:10 M 1500 Metres Semi-Final
11-ago-17 21:30 M Hammer Throw Final
11-ago-17 21:45 M 400 Metres Decat.
11-ago-17 22:25 W 3000 Metres Obst. Final
11-ago-17 22:50 W 200 Metres Final

12-ago-17 11:00 M 110 Metres Hurdles Decat.
12-ago-17 11:35 W 4x100 Metres Relay Heats
12-ago-17 11:55 M 4x100 Metres Relay Heats
12-ago-17 12:00 M Discus Throw Decat. Group A
12-ago-17 12:20 W 4x400 Metres Relay Heats
12-ago-17 12:50 M 4x400 Metres Relay Heats
12-ago-17 13:20 M Discus Throw Decat. Group B
12-ago-17 15:15 M Pole Vault Decat.
12-ago-17 18:30 M Javelin Throw Decat. Group A
12-ago-17 19:55 M Javelin Throw Decat. Group B
12-ago-17 20:05 W High Jump Final
12-ago-17 21:05 W 100 Metres Hurdles Final
12-ago-17 21:15 M Javelin Throw Final
12-ago-17 21:20 M 5000 Metres Final
12-ago-17 21:45 M 1500 Metres Decat.
12-ago-17 22:30 W 4x100 Metres Relay Final
12-ago-17 22:50 M 4x100 Metres Relay Final

13-ago-17 8:45 M 50 Km. Race Walk Final
13-ago-17 8:45 W 50 Km. Race Walk Final
13-ago-17 13:20 W 20 Km. Race Walk Final
13-ago-17 15:20 M 20 Km. Race Walk Final
13-ago-17 20:00 M High Jump Final
13-ago-17 20:10 W Discus Throw Final
13-ago-17 20:35 W 5000 Metres Final
13-ago-17 21:10 W 800 Metres Final
13-ago-17 21:30 M 1500 Metres Final
13-ago-17 21:55 W 4x400 Metres Relay Final
13-ago-17 22:15 M 4x400 Metres Relay Final



domingo, 30 de julio de 2017

HARPA



Especialmente en localidades de mediano o pequeño tamaño, solemos pasar en nuestros paseos por casonas que despiden un aura especial. Siempre me da por pensar cómo serán por dentro y que historias guardaran entre sus muros. En algún caso se han convertido en sitios públicos al haber asumido su propiedad ayuntamientos o comunidades y se ha podido ver y disfrutar de su interior, aunque la mayoría de las veces la fiebre de la piqueta ha hecho estragos y han perdido su sabor original para adecuarse a los nuevos tiempos y los nuevos usos a que son destinadas.

La casa de la imagen sigue siendo de propiedad privada. Sus propietarios llevan generación tras generación residiendo en la misma. Mi mujer, que en su niñez tuvo amigos entre sus residentes, pudo disfrutar hace muchos años de sus jardines y de algunas de sus habitaciones interiores. Con motivo de la clausura de un curso de la Universidad de Cantabria hace un par de semanas, se celebraba en ella un concierto de arpa con acceso libre lo que suponía una oportunidad quizá única de conocer su interior. Hubo suerte, porque en principio el concierto estaba programado en los jardines, pero luego supimos que el arpa, ese harpa, no produce unos registros musicales adecuados para ser escuchados al aire libre. Las propietarias actuales de la casa, en vista de que el número de asistentes, unos treinta o cuarenta, no era muy numeroso, habilitó un salón interior para que tuviera lugar el concierto. Un plus añadido que me permitiría no solo ver y disfrutar del jardín, sino también de una de sus habitaciones interiores.

Pero todavía hubo más suerte adicional. No sé si ante la sugerencia de alguno de los presentes o motu proprio, las propietarias se brindaron a enseñar toda a la casa, lo que nos permitió disfrutar de un interior espléndido, visitando una tras otra sus habitaciones donde se acumulaba una larga historia en cuadros y mobiliario, complementada admirablemente con las explicaciones de las propietarias sobre la vida de sus antepasados y los usos de las dependencias a lo largo de los años. Algunas reformas habían tenido lugar pero siempre con muy buen gusto y conservando la esencia de la casona.

El o la harpa, o también la o el arpa, es «un instrumento musical de forma triangular, con cuerdas colocadas verticalmente y que se tocan con ambas manos». Según el diccionario es femenino pero se admite el artículo masculino para evitar la cacofonía de las aes. Nada más entrar en el recinto, donde había una especie de reservado como escenario, estaba en el suelo encima de una moqueta el instrumento con el que se iba a dar el concierto. Nunca había visto un harpa como esa y es que posteriormente el concertista, Javier Sáinz, aclaró que se trata de un reproducción exacta del harpa medieval irlandesa tal y como era en el siglo dieciséis y como la disfrutaban los señores medievales en sus castillos y haciendas, donde solían tener un poeta y un arpista «en nómina» para deleitar sus veladas. Hay que decir que el concierto fue una delicia para los sentidos, el del oído por la musicalidad despedida por el instrumento y para la vista por el lugar especial donde tenía lugar el evento, que te hacía sentirte como si estuvieras en el pasado disfrutando de un acontecimiento único. Además, entre pieza y pieza, el concertista nos aclaraba diferentes hechos históricos relacionados con la obra interpretada, con la situación histórica de Irlanda y su vecina Escocia, aderezado con algunas cuestiones curiosas como aquella de que si alguien dañaba las uñas de un arpista, la multa era de tres vacas por cada uña dañada.

A la salida del concierto pude adquirir un disco primorosamente editado que adjuntaba un librito con un artículo del autor muy interesante que complementaba las explicaciones dadas durante el concierto. Es una música de fondo muy agradable que utilizo, será la novedad, mientras estoy leyendo o haciendo cosas en el ordenador. El autor tiene una cuidada página web que puede accederse en este enlace donde podremos adquirir sus dos discos publicados y leer y disfrutar con cuestiones relativas a este instrumento medieval, que por cierto trabaja con cuerdas metálicas y no con las llamadas cuerdas de tripa que utilizan los instrumentos actuales. También podemos leer algunos artículos y datos biográficos de este experto concertista y profesor internacional de este instrumento tan peculiar.

A la salida del concierto pude enterarme que en unos días se repetiría el acto de forma similar en una casa particular. A base de contactos, preguntas e indagaciones, y gracias al buen hacer de mi cuñado Fernando,  pude hacerme con la posibilidad de asistir, con lo que ayer sábado 29 de julio de 2017, en la tarde noche, pude deleitarme con algunos amigos de una velada excepcional, que acabó con un pequeño ágape en la que entre otras conversaciones pude escuchar al propio artista referir sus experiencias, además de la confidencia de su próximo concierto, que tendrá lugar el próximo 20 de agosto de 2017, en una hermosa iglesia del románico palentino que forma parte del convento  de santa Eufemia de Cozollos, del siglo XII, ubicada en el recóndito pueblecito de Olmos de Ojeda. Haremos todo lo posible por estar allí para disfrutar de nuevo de esta música que al menos a mí me embelesa.




domingo, 23 de julio de 2017

PEAJE



Mi reciente viaje a EE.UU. me ha dado pie a escribir varias entradas en este blog. Creo que está será la última pues tampoco es cuestión de aburrir, pero como ya he dicho en anteriores ocasiones a mí me sirve un poco de documentación y de referencia para releer con el paso del tiempo o incluso comentar con amigos que me preguntan. El hecho de salir de la zona donde uno vive y desenvolverse en escenarios nuevos hace aflorar algunas situaciones que no hay más remedio que manejar y de las que sale unas veces airoso y otras con una multa sin comerlo ni beberlo.

Las autopistas de peaje llevan años entre nosotros y aunque muchos ya nos hayamos olvidado de cómo y porqué nacieron, parece que van a quedarse. En muchas ocasiones y por la prisa casi continua en la que nos desenvolvemos, nos vemos obligados a circular por ellas porque la alternativa en forma de carreteras convencionales puede ser larga y tediosa. La primera vez que entré en contacto con este concepto fue en 1972, cuando se construía una autopista de peaje desde Collado Villalba hasta Adanero. Uno de mis compañeros era hijo de un ingeniero que trabajaba en esta obra y me contó que era la forma que tenía el Estado de no asumir sus competencias en forma de crear infraestructuras con los impuestos que pagábamos los ciudadanos y cedía a una empresa la obra de forma que luego se resarciría de la inversión al cobrar por circular durante un número de años. En este caso concreto eran 25, por lo que en 1997 y según lo que me contó este ingeniero, la empresa se quitaba de en medio y cedía la carretera al Estado, que la incorporaba a su red normal y la convertía de una carretera más de libre circulación sin tener que pagar por utilizarla.

Como todos sabemos, estamos en 2017, veinte años después, y la autopista sigue siendo de peaje y mucho me temo que lo será de por vida. Al término de la concesión se inventaron un nuevo túnel y un desdoblamiento, lo que suponía nueva inversión para la empresa y un nuevo plazo de explotación y… cobro por utilización. Y hay que decir, también en este caso concreto, que no es precisamente barata, costando más de doce euros el evitar la carretera convencional con su paso por las localidades y su puerto de Los Leones, ahora lo han cambiado a Alto del León, en singular, pero yo me resisto. En realidad al Estado no le interesa hacerse cargo de la carretera porque le supondría un gasto en mantenimiento que ahora no tiene. Que sigan pagando los sufridos conductores.

Muchas carreteras en España y en otros países son de peaje, y cada vez habrá más porque el Estado no está por la labor de dedicar (muchos) dineros a construir nuevas carreteras y mantener las antiguas. Recientemente el Consejo de Ministros ha aprobado una nueva vuelta de tuerca a este asunto que no es exactamente igual pero muy parecido y que al final nos tiene que quedar claro que los que vamos a pagar las carreteras, hayamos pagado o no religiosamente nuestros impuestos, somos nosotros. Bueno, los que tenemos coche, que es la mina de oro de todos los gobiernos que tienen basada su economía en ellos. Si de un día para otro desaparecieran todos no sé cómo íbamos a organizarnos.

Uno de los problemas graves de las autopistas de peaje es el cobro a los automóviles. Resulta que te metes en una autopista de pago para ir más cómodo y más rápido y al llegar al punto de peaje te das de bruces con un atasco monumental y lo digo por experiencia en las venidas a Madrid en el peaje de la anteriormente mencionada carretera en San Rafael (Segovia), donde echabas las muelas durante bastantes minutos hasta que conseguías pasar las casetas de pago. Para solventar esto se inventaron unas tarjetas inteligentes que, colocadas en el parabrisas del automóvil y circulando a una cierta velocidad tope, sin parar, son detectadas y te cargan el importe en tu cuenta o tarjeta de forma automática. Claro, esto es útil para quienes circulan de forma periódica y frecuente por una de estas carreteras pero no lo es para el turista que sale de puente o va en verano a la playa.

Hay una cosa parecida, en otros países, que son las llamadas viñetas. Yo lo he visto en Suiza y Austria. No son autopistas de peaje, pero si eres extranjero, debes comprar una pegatina, que creo tenía validez anual, para circular por las autopistas del país. El problema es si no lo sabes de antemano y llegas de pardillo y te metes sin tener conocimiento, cosa que me ocurrió en Austria aunque no tuve consecuencias porque ninguna autoridad me paró ni me hizo ninguna receta.

Y vámonos a EE.UU. Coche alquilado, sin tarjeta de esas de paso automático, vas circulando y has puesto en el navegador del coche que asumes la circulación por autopistas de peaje. Vas circulando por ellas y de vez en cuando te encuentras señales avisando de que si quieres seguir por los carriles centrales debes de hacerlo a una velocidad máxima determinada y tener en el parabrisas la tarjeta inteligente de la que hemos hablado. Como tú vas en un coche alquilado, turista ocasional, no tienes la tarjetita y entonces te tienes que salir por el lateral y pasar por el clásico puesto de peaje abonando el importe mediante tarjeta de crédito, o débito que aquí sí vale, o en dinerito contante y sonante. No hay problema, porque has asumido este coste, pero lo que sí es un problema es la cantidad de veces que te hacen parar para ir pagando de poquitos en poquitos; en el caso en que estoy pensando era una autopista de peaje en el estado de Florida entrando en Orlando. Bueno, hasta aquí todo bien, parada, pago y a seguir.

Pero faltaba la guinda. En la última salida, cuando ya abandonábamos la autopista nos encontramos que el importe de 1,25$ hay que abonarlo en MONEDAS que se arrojaban desde la ventanilla a una especie de embudo grande. El caso es que no teníamos las monedas preparadas porque no sabíamos de esta forma de pago. Mientras las buscábamos en los bolsillos de todos, la cola que se iba formando detrás iba en aumento pues solo había un paso y nosotros le estábamos bloqueando. Al final entre nervios y prisas, tomas la decisión de tirar para adelante con lo que claro, te hacen la foto. Paramos a unos metros, recolectamos tranquilamente las monedas y en un intento de que se apiadaran de nosotros volví andando, hice un gesto a la cámara y eché las monedas. No sirvió de nada. Llegó la multa, lo único que corregida y aumentada y ahora explicaré porqué.

Según nos comentaron después, la multa que reclamaba la compañía de la autopista era muy pequeña, porque de alguna forma se podía asumir que no llevabas monedas sueltas. El problema viene por otra triquiñuela de las compañías de alquiler de coches y es que cobran un fijo por lo que ellos llaman «gestionar» las multas. Claro, las multas se las ponen a ellos como titulares del coche, por lo general después de que lo hayas devuelto. Con ello, pagan la multa, supongo que facilitaran el nombre del conductor e inmediatamente tiran de tu tarjeta de crédito que deben de tener anotada por los siglos de los siglos y te meten el aguijonazo. En nuestro caso no ha sido mucho, 24,03$ entre la multa y la gestión, pero un amigo me habló hace tiempo de que le pillaron en un caso similar en Italia y los gastos de gestión ascendieron a 40€.

Yo siempre llevo en mi coche aquí en España un paquete con monedas sueltas. Una vieja costumbre para los aparcamientos en la zona azul de las ciudades que ahora no me sirve de mucho porque en muchas de ellas se puede pagar con aplicaciones del móvil, pero está bien tener unas monedas por si acaso. Cuando salga de España y alquile un coche procuraré el primer día hacer un acopio de monedillas por si me vuelvo e ver en una encerrona como la referida.